viernes, 14 de julio de 2017

Carta a mis padres:

Queridos míos;
Yo se cuánto han llorado,
Yo se cuánto se han preguntado
¿Por qué a ustedes?
¿Que hicieron mal?
Yo se que pensaron que lo arreglaron todo,
Yo se que para ustedes soy hermosa,
Yo se que para ustedes soy normal,
Yo se para ustedes soy igual,
igual que sus otros hijos,
que no tienen ningún mal,
yo se que para ustedes todo ha pasado,
que esas operaciones me han corregido,
que puedo proseguir,
que todo se puede callar,
que puedo darlo todo igual,
pero yo que vivo ésta vida,
les digo que no;
que la naturaleza de uno, no se borra...
Que no nos pueden decir que dejamos de ser lo que somos...
Con unas operaciones y ya;
Vivir con signos de otro sexo,
es algo que te persigue siempre,
que las demás personas si saben que somos
algo tan diferente y anormal,
hay algo presente, siempre...
Ser andrógino por naturaleza es por siempre,
por siempre irremediablemente,
y no me pueden exigir,
no pueden tratar igual,
porque no soy igual,
pude haber sido igual,
pero me cambiaron,
me quitaron la estatura,
me quitaron la fuerza,
me quitaron el alcance,
me quitaron mi naturaleza...
Quizas muera yo antes,
pero no crean que de mi pueden esperar igual,
Sean conscientes, que el mundo es cruel,
que el mundo no es como ustedes,
el mundo nos trata mal,
de nosotros no esperen los mismo,
porque a nosotros desde que nacemos,
se nos trata de anular;
no piensen ni den por hecho,
que nos echamos a acostar,
el mundo nos debe mucho,
no piensen que somos igual,
cuando nos traten igual,
entonces sus corazones lo sabrán.